Políticas de fomento para incentivar el emprendimiento

Políticas de fomento para incentivar el emprendimiento
¡Puntúa este post!

En Chile se han introducido avances en la creación y el desarrollo de instituciones de fomento especializadas en el apoyo al emprendimiento

Microcréditos para mujeres

Desde el punto de vista de la política pública, Christian Belmar y Claudio Maggi  definen la noción de fomento productivo como “la acción gubernamental de promover mediante incentivos que los particulares produzcan bienes o servicios con valor económico”.

Al igual que en muchos países de América Latina y el mundo, en Chile hay amplio consenso sobre que el desarrollo de las pequeñas y medianas empresas es un objetivo prioritario de la política de fomento productivo y desarrollo empresarial.

Mientras que a comienzos de los noventa, prácticamente no existían programas de fomento orientados a la pyme, desde la segunda mitad de la década se aprecia una renovada visión  para el desarrollo de nuevos instrumentos de apoyo y fomento.

Son numerosas las instituciones públicas que  manejan los recursos estatales disponibles para desarrollar programas y políticas de fomento. La política de fomento productivo en Chile se ha desarrollado fundamentalmente sobre la base de una institucionalidad pública dependiente de diversos ministerios y estructurada en torno a numerosos instrumentos de fomento orientados a mejorar la ventaja competitiva de las pymes, entre estas instituciones se encuentran:

Ministerio de Planificación y Cooperación (MIDEPLAN).

Ministerio del Trabajo y Previsión Social.

Ministerio de Relaciones Exteriores, del cual depende la Dirección de Promoción de Exportaciones (ProChile).

Ministerio del Interior

Ministerio de Economía:
Las principales políticas e instrumentos se canalizan mediante la Corporación de Fomento de la Producción (Corfo), que ejecuta de las políticas gubernamentales en el ámbito del emprendimiento y la innovación, a través de herramientas e instrumentos compatibles con los lineamientos centrales de una economía social de mercado, creando las condiciones para lograr construir una sociedad de oportunidades. Desde fines de los años noventa, la CORFO ha venido estructurando su trabajo en torno a cuatro grandes áreas de acción: mejoramiento de la competitividad empresarial vía asociatividad, calidad y productividad; fomento de la innovación tecnológica y el emprendimiento; promoción de las inversiones, y intermediación financiera y facilitación del acceso al crédito.

El Servicio de Cooperación Técnica (Sercotec) promueve y apoya iniciativas de mejoramiento de la competitividad de las micro y pequeñas empresas y fortalecer el desarrollo de la capacidad de gestión de sus empresarios.

El Fondo de Solidaridad e Inversión Social (Fosis) es otra herramienta de apoyo a personas en situación de pobreza o vulnerabilidad que buscan mejorar su condición de vida. Según sus necesidades, implementa programas en tres ámbitos: emprendimiento, trabajo y habilitación social.

Asimismo la división de Empresas de Menor Tamaño (DEMT) es la encargada de promover acciones que mejoren el ecosistema de emprendimiento y la competitividad de las PYMES, para ello su trabajo está focalizado en el desarrollo de las políticas públicas y programas que conforman el nuevo Sistema Integrando de Promoción del Emprendimiento (SIPE) que contempla medidas coordinadas para facilitar la creación, cierre, operación y financiamiento de las PYMES de Chile.

Para cumplir con esta misión, las tareas a ejecutar se pueden clasificar en cuatro ejes de acción principales:

  • Simplificación de la Apertura de Empresas: perfeccionando los trámites asociados a la creación de una nueva empresa de forma de reducir la carga administrativa asociada a ello.
  • Facilitar el reemprendimiento: perfeccionando la institucionalidad de cierre de empresas no exitosas, de forma que el fracaso de un negocio no conlleve el fracaso del emprendedor.
  • Simplificación de Cumplimiento de la Fiscalización: Incluye mecanismos que permitirán al emprendedor preguntar antes de actuar, de forma de facilitar el cumplimiento de las normas vigentes.
  • Reducción de Carga Administrativa (Pensar PYME primero): Incluye perfeccionar procedimientos asociados a trámites involucrados en el ciclo de vida de las EMT, de manera de reducir la carga administrativa que se aplica a las empresas hoy en día.
  • Mejorar mecanismos de acceso al crédito: El trabajo se realiza en dos líneas: promover la simplificación y masificación de los instrumentos de apoyo del gobierno y en apoyar la existencia de sistemas de bajo costo que permitan a las pymes certificación su de información financiera.

A la institucionalidad pública debe agregarse un amplio conjunto de entidades privadas, asociaciones gremiales, instituciones financieras, ONGs, empresas consultoras, etc.

Coincidimos con Christian Belmar y Claudio Maggi  que “en cuanto al marco institucional e instrumental de fomento de la pyme, Chile presenta un grado importante de continuidad desde comienzos de la década de 1990, basada en una institucionalidad fundamentalmente pública, dependiente de diversos ministerios y estructurada en torno a una amplia variedad de instrumentos de fomento que comprenden tanto modalidades de carácter no reembolsable (subsidios, garantías y cofinanciamiento precompetitivo) como reembolsable (créditos focalizados).”


Solicite tu información aquí

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *