Formar empresa – Oportunidad o Necesidad (1era Parte)

Formar empresa – Oportunidad o Necesidad (1era Parte)
¡Puntúa este post!

Al formar empresa es importante que aquellas personas que toman esta opción, distingan la posición en que se encuentran  para abordar los desafíos que presenta cada realidad. Dentro de la labor de ubicarse en una posición, que sin duda se realiza mediante un trabajo de autoconocimiento, un tema de gran relevancia es reconocer las  propias motivaciones que nos llevan a crear un negocio o comenzar una actividad como independiente.

Linea tren 1 Kholodnitskiy Maksim

Para ayudar al emprendedor a situarse, es importante distinguir entre emprendedores por necesidad y emprendedores por oportunidad, clasificación recogida del boletín “Motivación emprendedora”, realizado en base a la Tercera Encuesta de Micro emprendimiento 2013 (III  EME), publicada en el mes de Enero de 2014,  eso con el propósito de exponer un acotado resumen del mismo trabajo abordando  las implicancias que trae consigo situarse dentro de una u otra calificación.

Los emprendedores por necesidad corresponden a  aquellas personas que reconocen su motivación para emprender en virtud de un  situación generalmente compleja,  antes de optar por la independencia,  como lo es, la dificultad o derechamente la imposibilidad de encontrar trabajo como asalariado. O que por su limitada habilidad o experiencia laboral soporten  precarias condiciones laborales. No así los emprendedores por oportunidad, que corresponden  a aquellas personas que deciden emprender por gusto,  porque encontraron una oportunidad en el mercado o porque en definitiva tienen la ambición de poner en práctica una idea.

En un primer momento ya es posible identificar que las personas que emprendieron por necesidad frente a las que lo hicieron por oportunidad, no responden de la misma manera y con igual capacidad de preparación, sin embargo, el objetivo no es enfocarse en las dificultades, sino que motivar a las mismas  a superar los desafíos implícitos que a continuación se exponen:

La Edad

La edad es un factor que está determinado por la experiencia, esto porque las personas de mayor edad poseen más trayectoria en el mercado laboral, situación que permite reconocer, que aquellas personas les resulta, de manera más fácil, involucrarse  en la actividad emprendedora, a diferencia de una experiencia laboral reducida.

Si bien,  en términos amplios se tiende a considerar que los emprendedores por oportunidad son mayores (35-44 años) mientras que por necesidad son menores (18-24 años), el estudio antes citado da buenas noticias, ya que no arroja diferencias sustanciales que permitan atribuirle a los emprendedores por necesidad, la carga de una experiencia laboral acotada en relación a su edad.

El nivel educacional

Este factor reviste gran importancia,  ya que se aprecia que los emprendedores por necesidad  en promedio poseen  menor nivel educación que los emprendedores por oportunidad.

Esta diferencia es posible comprenderla  en virtud  que los emprendedores por oportunidad, son los que generalmente tienen mayor habilidad para reconocer o descubrir las oportunidades que entrega el mercado, habilidades que han sido adquiridas y desarrolladas en base a la experiencia y el conocimiento, tanto del mercado y de las mismas prácticas empresariales. De esta manera las personas que cuentan  con mayor preparación, tienen   mayor probabilidad de optar por  el emprendimiento  y de comenzar un nuevo negocio.

Javier Troncoso

Foto: Kholodnitskiy Maksim (cc)


Pre-contratación de servicios

Llena nuestro formulario de contacto para contactar e iniciar las pre-contrataciones


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *