Porque Cuesta Tanto Hacer Negocios en Chile

Porque Cuesta Tanto Hacer Negocios en Chile
¡Puntúa este post!

Luego de años en el extranjero y habiendo conversado con un sin número de personas que han levantado sus empresas en Chile, y algunos que simplemente no pudieron o no quisieron seguir insistiendo, he llegado a algunas conclusiones respecto a la pregunta, “¿Porque cuesta tanto hacer negocios en Chile?”.

Se dice que el chileno no sabe decir que no, que en cambio dice que no le interesa el negocio, o que no es de su rubro. Muchas veces la solución es recurrir al amigo o a un conocido para hacer un contacto, dando ese empujoncito que falta para generar la venta o el negocio. Otros aluden a la gran desconfianza del chileno a lo novedoso, y a la competencia, o a los celos.

Pero ¿por qué?, si el chileno es esforzado, trabajador, se levanta temprano, estudia de noche, se esfuerza! En especial si se compara con tantas otras culturas que están hoy, en decadencia o en crisis económica.

PesoMi conclusión es que al chileno le falta lo siguiente:

  1. Información y mayor conocimientos y confianza en la propuesta comercial ofrecida para poder tomar la decisión adecuada,
  2. Delegar y entregar poder a su gente para que pueda tomar decisiones y finalizar transacciones con beneficio para la empresa que sean de largo y corto aliento,
  3. Con dicho poder, auto-concientizarse  que su decisión es correcta confiando así que con ella, él y la empresa se beneficiaran, limitando su riesgo al temor mayor de ser despedido,
  4. Que le den un empujoncito para que se tire a la piscina porque solo, no se atreve,
  5. Acostumbrarse a pensar largo plazo para el beneficio de su empresa y propio.

Entonces, como recomendación para las empresas Pyme y las que entran al mercado local, cuando hagan negocios en Chile y crean estar cerca de cerrar, miren firme a los ojos de su contraparte y pregunten, ¿tienes toda la información que necesitas para tomar una decisión? ¿Te falta algo más? ¿Estás seguro? Si la respuesta es positiva, pregunte, ¿cómo te puedo ayudar a tomar esta decisión con confianza para que tus jefes queden contentos? Respondida esta pregunta, mire a su contraparte firme a los ojos, despídase de una mano firme y dígale, atrévete, hagamos negocios!! Luego llámelo al día siguiente (enfatizo, al día siguiente, si espera una semana, va a perder o diluir el negocio) para invitarlo a almorzar para estar seguro que todo anda bien. No le diga a la persona la razón, simplemente llámelo y dígale, necesito que vayamos a almorzar juntos. Luego en el almuerzo, pregúntele nuevamente lo mismo. Si tiene un sí, dígale terminado el almuerzo, no me falles, confió en ti! Si luego de esto no sabe nada de su contraparte, envié rápidamente un email indicando lo desilusionado que esta de que él/ella respondió siempre afirmativamente pero no pasó nada y vayase a buscar el siguiente negocio. En Chile, el que la sigue, la consigue, pero no ratoneé, de hacerlo, se desilusionará!!

Andrés Zárate


Solicite tu información aquí

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *