La apertura de una cuenta corriente

La apertura de una cuenta corriente
¡Puntúa este post!

Una vez constituida la empresa la apertura de la cuenta corriente permite una división efectiva del patrimonio propio al patrimonio de la empresa.

Una vez creada la sociedad se pasa a formar un patrimonio independiente de los socios o accionistas que aportan el capital social de la empresa. En este sentido, el paso que se recomienda es abrir una cuenta corriente que facilite el manejo de los flujos de dinero y de la contabilidad financiera, de forma independiente al patrimonio personal.

¿Qué es la Cuenta Corriente?

La cuenta corriente bancaria es un contrato entre una persona o empresa y un Banco, mediante la cual el primero deposita dinero.

La cuenta corriente permite depositar dinero en el banco para girarlo mediante cheques.

El dinero de la cuenta corriente puede ser girado posteriormente a través de cheques, o bien puede sacarlo mediante un cajero automático y también hacer pagos mediante una tarjeta de débito, pagos automáticos de cuentas de servicios o pagar o girar dinero hacia otras cuentas a través del sitio web del banco.

Para cada una de estas transacciones, el contrato obliga al banco a hacer los pagos correspondientes, mientras haya dinero en la cuenta o mientras exista una cantidad de dinero disponible en una línea de crédito asociada a la cuenta.

Por lo anterior, queda claro que el contrato obliga al cliente a mantener dinero en la cuenta o bien pagar la línea de crédito cuando haya sido ocupada. Y obliga al banco a entregar una chequera, tarjeta de cajero automático que al mismo tiempo puede ser una tarjeta de débito, dar acceso seguro a un sitio web (si es que cuenta con él), e incluso otorgar una línea de crédito, cuyo monto dependerá de las características del cliente.

Obtención de cuenta corriente

Para obtener una cuenta corriente, el representante legal de la empresa deberá ir a cualquier banco o institución financiera y presentar los antecedentes correspondientes en la sección Banca Empresa de la entidad.

El tipo de cuenta y sus productos asociados dependerá, entre otras cosas, del nivel de facturación anual de la empresa. Para verificar este dato, la entidad solicitará las últimas 12 declaraciones de IVA de la empresa. En el caso de las empresas nuevas, la inexistencia de estas declaraciones es la principal razón por la que la apertura de una cuenta corriente puede llegar a demorarse más de seis meses.

Alternativa a la una cuenta corriente: Cuenta Vista Emprendedor

El Banco Estado ofrece una cuenta vista dirigida a personas jurídicas recién constituidas y que necesitan un medio de pago de fácil acceso, para depositar y cobrar los documentos que les emiten a nombre de su empresa. Trámites que hasta ahora para algunos han sido un verdadero calvario.

 

 

 

Fuente: Manual del emprendedor ASECH

 


Pre-contratación de servicios

Llena nuestro formulario de contacto para contactar e iniciar las pre-contrataciones


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *