Las diez mentiras clásicas al emprender negocio

Las diez mentiras clásicas al emprender negocio
¡Puntúa este post!

Considerado como un gurú del marketing, Guy Kawasaki conoció el éxito en la década de los 80, cuando se transformó en un “evangelizador” de Apple. Este hawaiano de 60 años tiene a su haber casi una decena de libros exitosos, en los que valiéndose de sus experiencias en la era digital, desarrolla potentes tips para el manejo de las comunicaciones estratégicas entre personas, el márketing empresarial y en tácticas para emprender negocio.

Guy Kawasaki

Algunos de sus libros más “súper-ventas” son “Cómo volver locos a tus competidores” y “El arte de empezar”. Creó su propia empresa de capital riesgo, Garage Technology Ventures, con la que descubre los “inventos de garaje” que buscan triunfar a través de las nuevas tecnologías.

“Todas las start-ups que usan la alta tecnología han comenzado con dos personas en su garaje, creando un producto que ellos necesitan para hacer su vida más fácil”, dice. “Así es como surgieron las compañías que han revolucionado nuestro tiempo como Yahoo o Google”, rubrica.

Kawasaki tiene un blog que, está demás decirlo, es ampliamente visitado y comentado. Una de las entradas que ha causado gran interés se llama “Las diez mentiras más comunes de los emprendedores”, que reúne los mitos más generalizados en torno a los errores que cometen quienes inician una empresa.

A continaución, un resumen de ese decálogo.

1. Nadie hace lo que estamos haciendo

Solo hay dos conclusiones: nadie más lo está haciendo porque no hay mercado para ello o el emprendedor desconoce la competencia. Como regla general, si un emprendedor tiene una buena idea, hay otras cinco empresas trabajando en ella. Si la idea es genial, son quince las empresas que están haciendo lo mismo.

2. Nadie puede hacer lo que estamos haciendo

Si hay algo peor que desconocer el mercado o la ingenuidad, es la arrogancia. “Nadie más puede hacer esto” es una idea que suele durar hasta que lo hace la primera empresa y a partir de ella surgen otras diez en los siguientes 90 días. El mundo es un lugar muy grande, hay un montón de gente inteligente. Los empresarios se engañan a sí mismos si creen que tienen algún tipo de monopolio sobre el conocimiento.

3. Nuestras proyecciones son conservadoras

Las proyecciones de un emprendedor nunca son conservadoras. Si de verdad fueran conservadoras, sería de 0 peso. Nunca se ha visto a un empresario “alcanzar las proyecciones conservadoras”. Así, cada vez que se enfrenta una proyección debe añadirse un año al plazo de entrega y multiplicar la cantidad por 0,1.

4. Nuestro mercado es de 50.000 millones

Todos los emprendedores cuentan con alguna diapositiva que asegura que su potencial mercado es de decenas de miles de millones y en ocasiones reforzado con el nombre de una empresa de investigación. Sin embargo, los inversores no creen en ese tipo de pronósticos, porque los escuchan varias veces cada día. Así, mejor se recomienda hacerse el favor de eliminar cualquier tipo de referencia a las estimaciones del tamaño del mercado.

5. Una gran compañía dará la orden de compra de nuestro producto en una semana

Tras esta afirmación, pasa una semana y no se da la orden de compra. Y la siguiente tampoco. Despidieron al tipo que tenía que firmar dicha orden o han cambiado de CEO o un desastre natural ha afectado a la decisión. Mentira tras mentira. El único momento en el que se debe hacer dicha jugada es si de verdad ya se ha firmado la orden de compra.

Continuará…

Contenido desarrollado por APress Comunicaciones Creativas


Solicite tu información aquí

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *