Cómo escribir un buen Acuerdo de Confidencialidad

Cómo escribir un buen Acuerdo de Confidencialidad
¡Puntúa este post!

Un acuerdo de confidencialidad (AC) es un contrato en el cual la persona o entidad que lo firma está de acuerdo en no revelar información confidencial o de la propiedad de otra persona o entidad a la cual puede tener acceso durante una relación de trabajo con esa persona o entidad. Entérate más aquí…

Socios

El contrato o acuerdo de confidencialidad es aquel que se firma cuando se va a tratar un tema que requiere discreción y se trata de evitar que las partes implicadas puedan utilizar la información para sus propios fines.

En estos casos se suele firmar un contrato de confidencialidad cuando una de las partes siente que puede poner en riesgo parte de su información y/o realidad, como por ejemplo, ccuando un cliente de relevancia se dispone a compartir información confidencial con la empresa o con otros socios (bien sea sobre infraestructuras, planes de lanzamientos, datos de clientes, etc…).

En este sentido, un contrato de confidencialidad se puede estructurar de muchas formas. Sin embargo, siempre hay unas partes fundamentales que deben estar presentes:

  • Consideraciones. Las consideraciones son todo aquello a lo que hace relación el contrato de confidencialidad. Es decir, la información, negocio, proyecto o desarrollo tecnológico, entre otros aspectos.
  • Cláusulas. Son todas las especificaciones que queramos incluir dentro del contrato y que definen sus condiciones. Normalmente se suelen tratar aquí las partes, definiciones, excepciones, posibles sanciones y los plazos. Leer más sobre las cláusulas del contrato de confidencialidad.

Asimismo, la estructura habitual de un acuerdo de confidencialidad suele estar establecida de la siguiente manera:

Primero, debe quedar claro quiénes son las partes que firmarán el acuerdo y compartirán información. También, por qué se está firmando ese acuerdo, es decir, por qué se va a establecer una relación: de servicios entre las partes, o de relación entre socios, o de relación laboral, o con socios inversores y/o industriales, etc., Y, por supuesto, determinar cuál es el objeto de la información confidencial que se quiere proteger.

De esta forma, no basta con decir que una parte le dará a la otra cierta información confidencial sobre tal cosa, porque eso es muy ambiguo y, en el caso de una reclamación, no se podría probar qué información concreta se compartió y con qué fin. Por eso es importante acotar el concepto de la información en cuestión que se quiere proteger. Por ejemplo, si será información sobre el modelo de negocio, información financiera, información tecnológica sujeta a derecho de propiedad intelectual, industrial, de desarrollo de software, o métricas de la plataforma web, etc.

Frente a este panorama, las principales consideraciones que debes tener a la hora de pensar en redactar un acuerdo de confidencialidad, son las siguientes:

  1. Decide si el acuerdo de confidencialidad será mutuo. Los acuerdos mutuos o de “dos vías”, confirman que ambas partes, como un cliente y el contratista, no divulgan la información confidencial del otro, tal como se indica en el acuerdo.
  2. Determina el peor escenario posible y adapta tu acuerdo de confidencialidad para evitarlo. Por ejemplo, estás asociado con una compañía de TI que entrena a los contratistas a utilizar su software propietario y deseas evitar que se divulgue el código de tu software a la competencia. Otro ejemplo es un contratista que ha contratado a un consultor financiero y que desea asegurarse de que su información financiera se mantenga privada.
  3. Consulta a un abogado para ver si pueden elaborar un acuerdo de confidencialidad que se adapte a tus necesidades empresariales específicas. Si crees que no puedes pagar este servicio, toma en cuenta el hecho de que es probable que sea una tarifa que se paga sólo una vez que se puede deducir como un gasto del negocio, y también te puede ahorrar tiempo y posibles gastos legales más adelante.
  4. Asegúrate de que dicho acuerdo de confidencialidad explica claramente la definición de la información confidencial que se refiere a las obligaciones de la(s) persona(s) que lo firma(n), la fecha de inicio en la que el acuerdo entra en vigor y los recursos con los que se cuenta si los términos del acuerdo no se cumplen.

Entérate más sobre Contabilidad

Pacta una Cita con Nosotros


Solicite tu información aquí

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *