Los pros y contras de involucrar a la familia a tu empresa

Los pros y contras de involucrar a la familia a tu empresa
¡Puntúa este post!

Muchos son los pequeños emprendedores que  involucran en alguna medida a la familia a su empresa. También son muchas las razones que los llevan a tomar esa decisión, que en ocasiones es acertada, y en otras puede ser catastrófico para el negocio.

Involucrar a la familia en el negocio

¿Cuáles son esos motivos que llevan a los emprendedores a involucrar a sus familiares?

Por supuesto que existen diversas motivaciones, pero en general pueden destacar la confianza, las buenas relaciones con sus miembros familiares, el deseo de compartir más tiempo con ellos así como los frutos de ese proyecto, o también debido a la falta de recurso humano, ya que a veces al inicio del proyecto, este se requiere de manera imperiosa pero no existe suficiente capital, o el que se tiene, se prefiere invertir en otras áreas, etc.

En cuanto a los “pros” y “contras” de involucrar a la familia a tu empresa, se identifica lo siguiente:

Pros

  1. Si existe una comunicación adecuada y un plan debidamente trazado, resulta más sencillo desarrollar los objetivos comunes.
  2. Se presenta un  nivel de compromiso elevado, que se traduce en trabajo efectivo y decisiones concienzudas.
  3. Una de las fortalezas del negocio será la confianza entre sus socios/miembros. (Vamos, claro que hay familias en la que existe desconfianza, pero si ese es tu caso, ¡no vayas a involucrarlos en tu negocio, Hay que ser realistas!)
  4. La administración de los recursos es más consciente.
  5. Si hay hijos o personas menores de por medio, existe la posibilidad de dar continuidad generacional al negocio.
  6. Se conocen las habilidades de cada miembro de la familia y por tanto se puede optimizar la repartición de tareas.

Contras

  1. Si no se trabaja activamente en separar los ámbitos (trabajo-familiar)los conflictos familiares pueden trasladarse a la empresa, o viceversa. Es decir, existe vulnerabilidad a los problemas relacionales.
  2. Falta de diversificación, podría ser que un tercero mejor calificado potencie algún sector del negocio, y se desperdicie esa capacidad.
  3. El desinterés y exceso de confianza que puede surgir entre alguno de los miembros, porque piensan que sus familiares no los despedirán.

Ahora, ¿Cuáles son algunos cuidados que debes tener a la hora de involucrar a tu familia en el negocio?

Comunicación: Mantener una comunicación honesta, respetuosa y constante de los detalles del día a día de la empresa, ya que ayudará a establecer reglas claras y a evitar malos entendidos, además de ir fortaleciendo las tomas de decisiones.

Respetar los horarios: A veces se pueden ver tentados a abusar del tiempo de los colaboradores y/o socios por la relación de confianza subyacente. O bien, al revés. Es importante que se respeten los tiempos de llegada y de salida.

Regla de oro: Problemas o asuntos familiares se discuten fuera de la oficina, esto colaborará a hacer la separación de que hablamos en párrafos anteriores.

Cuentas claras, amistades largas: De antemano se deben definir los salarios, porcentajes, bonos etc., ojalá por escrito y se debe respetar ese acuerdo. En el momento en que haya problemas en este rubro, las relaciones pueden deteriorarse significativamente.

Reglas claras: Horarios, tareas, objetivos, beneficios, potestades, etc. Todo debe estar bien definido y si no lo está, debe discutirse antes de asumir cosas.

Otro aspecto importante a tomar en cuenta antes de involucrar a la familia en los negocios, es ponderar y valorar el tipo de relación que existe y no idealizar situaciones. Es decir: depende de la familia, de las relaciones preexistentes, y de la capacidad de separar la vida privada de los negocios.


Solicite tu información aquí

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *