Tips para realizar un balance general

Tips para realizar un balance general
¡Puntúa este post!

Un balance general es una fotografía puntillosa del estado de un negocio en cualquier día determinado. Se trata de un documento detallado de lo que tiene una empresa, lo que debe y a quién le pertenece el dinero.

 Aunque hay algunos términos complejos, un balance general se reducen al balance de tres números: la cantidad de activos (valores), de pasivos (endeudamiento) y el patrimonio neto (la participación de los propietarios en la empresa). En esta primera parte abordaremos como calcular los activos de tu empresa

Calcular tus activos.

1º Tienes que saber que los activos son cualquier cosa de valor que le pertenece a la empresa. Los activos son recursos valiosos que posees o controlas, como el efectivo y el equipo de manufactura o el auto de la empresa. A veces se les llama “débitos”. Enumera cada activo y su valor en una columna denominada “activos” dentro de tu balance general.

El activo más fácil de calcular es el efectivo. ¿Cuánto dinero podría gastar tu empresa en cualquier momento sin la necesidad de un préstamo o una tarjeta de crédito? Ingresa esta información como “Efectivo”.

2º Calcula cuánto dinero vale tu inventario. Este es el haber total de tu producto. Por ejemplo, si vendes comida para perros, tu inventario será todas las bolsas de alimento que tengas en tus almacenes. Calcula cuánto dinero harías si las vendieras todas a precio normal.

Por ejemplo, si vendes la bolsa a $5 y tienes 2000 bolsas almacenadas, el inventario valdrá $10.000.

3º Calcula el valor de tu equipo. La propiedad de tu empresa, como la planta y el equipo de manufactura, son fundamentales para tu negocio, pero se podrían vender. Por ejemplo, si todavía estás pagando la hipoteca de una propiedad de $200 000, de todos modos la incluirías en tus activos.

Si el valor de mercado de tu procesador de alimentos, tu horno y tu refrigerador de gama alta es de $5000, tendrías que consignar $5000 en el rubro de “Equipo”.

Si alquilas tu equipo o tu espacio y no puedes venderlo, entonces no se considera un activo.

4º Incluye cualquier cantidad de dinero que te deban bajo la partida “Deuda activa”. Cuando alguien te debe dinero, lo puedes incluir como un activo, incluso si no sabes el momento en el que te lo devolverá. A esto se le conoce como “deuda activa” porque puedes contar con que recibirás el dinero.

Muchos negocios incluyen una “concesión” entre paréntesis que admita que algunas deudas podrían no ser devueltas. Si sabes que una tienda de comida para mascotas te debe $1000 y dejará de funcionar, podrías consignar esta anotación al lado de la “deuda activa”.

5º Ten en cuenta la cantidad de dinero en inversiones. Aunque no se tiene acceso a ellas como en el caso del efectivo, se supone que cualquier inversión que haga un negocio generará utilidades y, por lo tanto, es un activo. Escribe como un activo la cantidad que esperas obtener (o ganar) de tu inversión.

6º Considera los gastos pagados por anticipado como activos. Si has pagado tus cuentas por adelantado, sea que hayas comprado tus ingredientes a granel para los siguientes 6 meses o hayas adquirido pasajes de avión para la conferencia comercial del próximo año, puedes enumerarlas como activos bajo la partida de “Gastos pagados por anticipado”. Aunque normalmente no podrás venderlas, estas representan dinero que no tendrás que volver a gastar, lo que quiere decir que podrás ahorrar una mayor parte de tus utilidades más adelante.

7º Los intangibles que no se pueden vender con facilidad, como las marcas, las marcas registradas y las patentes, no se consideran como activos dentro de tu balance general. Estas no se pueden valorizar fácilmente y, por lo tanto, son cifras arbitrarias. Los intangibles podrían valer una gran cantidad de dinero, pero no se les agrega al balance general. Su valor se basa en su capacidad de generar utilidades y se incluyen en el estado de resultados.

8º Tienes que saber que incluso la propiedad parcial de algo lo convierte en un activo. Debes hacer una lista del valor total de los activos que no sean completamente tuyos. Por ejemplo, si compras un camión para repartos que valga $60 000, pero pides un préstamo de $30 000 para pagarlo, de todas maneras debes incluirlo como un activo de un valor de $60,000.

Esto también se aplica a las hipotecas, sin importar cuánto dinero debas todavía por una fábrica de $500 000, esta será de todos modos un activo de $500 000 para tu negocio.

9º Enumera todos tus activos a un lado del balance general y súmalos. Este número representa los activos totales de tu empresa o todo lo de valor que esta posee.

 

 

 

Fuente: wikihow


Solicite tu información aquí

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *